ACTITUD NUMERO DOS: Escogeré la perseverancia en lugar de la derrota.

12 10 2008

Semana del 13 al 19 de Octubre 2008 

Hola a todos!, continuaremos nuestro estudio bíblico acerca de las actitudes. Quiero volver a sugerirte la manera cómo realizar tu estudio:

1.     Toma una Biblia y un cuaderno.

2.     Solamente aparecerán las citas bíblicas (en negritas y cursiva) y no el texto que estemos mencionando. Esto es para que tu lo busques en tu Biblia y te tomes el tiempo de leerlo. ¡Por eso se llama ESTUDIO BIBLICO!

3.     Toma nota de lo que Dios te habla, de tus propias conclusiones o las ideas principales que te queden como enseñanza.

4.     Al final de cada lección encontrarás preguntas de reflexión. Respóndelas y anota tus pensamientos.

5.     Compártelo con otros, de esta manera lo que aprendes a través de estos estudios se afianzará más en tu mente y tu corazón

Esta semana estudiaremos lo que dice la Biblia acerca de la segunda actitud que vamos a estudiar: LA PERSEVERANCIA.

“…prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:14)

La semana pasada, hablamos de la importancia de definir el propósito de nuestra vida así como los objetivos y metas concretos en las diferentes áreas de nuestra vida.  Sin duda, muchas personas pierden en la vida porque nunca han definido cuál es su propósito ni sus respectivos objetivos y metas.

Si estableciste ya tu propósito, metas y objetivos, sin duda te sientes motivado. Pero tal entusiasmo puede terminar pronto, a menos que decidas adoptar una actitud de PERSEVERANCIA.

¿QUÉ ES PERSEVERANCIA?

Es la actitud que te lleva a continuar algo que has comenzado. Es la que dice: “no claudicaré, no importan los obstáculos que enfrente”.

Algo que debemos comprender es que no importa qué metas nos hayamos propuesto para cada área, tarde o temprano, nos veremos asediados por los obstáculos. Una manera de medir el éxito es analizar la forma en que enfrentamos los impedimentos. La mayoría de las veces no podemos evitarlos, pero sí podemos controlar la forma de responder a ellos.

Por ejemplo: Supongamos que te has propuesto ahorrar Q.300.00 por mes a partir del presente. Tu objetivo, al poner esta meta, a lo mejor fue proveer para tu familia, o asegurar un futuro. Sin embargo, permíteme que te diga lo que sucederá con toda probabilidad. Seguramente, tendrás un gasto imprevisto que impedirá que apartes ese dinero: fallará el carro, materiales extras de la universidad, falló la lavadora, etc.

Los consejeros financieros recomiendan: “páguese su salario los primeros días del mes”. En otras palabras, separa los Q.300.00 antes de hacer tus pagos (con excepción del diezmo).

Aunque suena bien, no siempre podemos hacerlo porque surgen obligaciones económicas que no podemos ignorar.

Otro ejemplo: supongamos que te has propuesto hacer ejercicio por 20 minutos diarios a partir del próximo lunes. Pero cuando llega la fecha, amaneces con gripe. Esto te desanima y los siguientes 6 meses pasas sin ejercitarte hasta que encuentras un libro o comentario que te hace sentir culpable.

O supongamos que tu propósito es levantare todos los días veinte minutos antes para leer un capítulo de la Biblia y orar, empezando mañana.  Cuando la alarma suena, la apagas sin pensarlo. Para cuando despiertas decides que es mejor empezar al siguiente día. Cuando suena al otro día, piensas: “Tengo muchas cosas que hacer. Debo dormir un poco más” y te das vuelta en la cama. Al  paso de los días, piensas: “es imposible hacer el devocional en la mañana. Buscaré otro horario”.

Mi punto es que habrá obstáculos (ya sea internos o externos) que tratarán de impedir que cumplas tus metas. No obstante, la persistencia no es únicamente la habilidad de superarlos, sino la disposición, de continuar buscando la meta, a pesar de la dificultad temporal.

Una persona persistente es la que dice:

“Muy bien, no pude ahorrar este mes, pero voy a tratar el próximo”.

“Estoy enfermo por el momento, pero en cuanto me recupere, voy a reanudar mi programa de ejercicios”

“Estoy decidido a hacer mi devocional de veinte minutos diarios, así que voy a poner el reloj de alarma lo más lejos posible para no tener pretexto de no levantarme”.

Aunque no siempre podemos controlar los obstáculos en la vida, sí podemos dominar nuestra actitud hacia ellos.  La perseverancia no es la facilidad de brincar obstáculos, sino la disposición de continuar a pesar de ellos.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

Este es un estudio acerca de actitudes bíblicas. ¿Es la perseverancia una actitud cristiana deseable, o es un intento más del hombre para ser autosuficiente en vez de ser dependiente de Dios?

Algunos dicen: “Cualquier cosa que la mente pueda concebir y creer, la puede conseguir”. Este dicho es cierto pero omite un elemento crucial. No “cualquier” meta  que la mente conciba debe procurarse. Por ejemplo, Adolfo Hitler pudo haber colgado un cuadro con este dicho en su bunker.

La palabra de Dios dice que debemos estar alerta con lo que sale de nuestro corazón, porque éste es engañoso. (Jeremías 17:9)

Por esto, debemos asegurarnos que nuestras metas sean dignas de ser perseguidas. ¿Cómo hacemos esto? Permíteme sugerirte algunas preguntas que debemos considerar al establecer nuestras metas:

1.     ¿Esta meta viola algún principio bíblico? Si la respuesta es “si”, puedes esperar que Dios ponga obstáculos en tu camino, que ninguna perseverancia podrá superar.

2.     ¿Esta meta está de acuerdo con el propósito general de Dios en mi vida?, es decir, con aquello para la cual fuiste creado.

3.     ¿Cómo traerá gloria a Dios la consecución de esta meta?

Entonces, cuando hablemos de perseverancia, asumiremos que la meta que te has propuesto cumple con los requisitos mencionados. De lo contrario, la meta no debe procurarse, sino abandonarse.

La historia de Josué y los muros de Jericó nos da un buen ejemplo tanto de la base como de los resultados de la perseverancia. (Josué 6)

Cuando leo esta historia, me impresiona la persistencia y obediencia que requería.  Seguramente que para el tercer o cuarto día los Israelitas se estaban cansando del ritual matutino de marchar alrededor de la ciudad. No solo era cansado, sino ridículo a los ojos de los habitantes de Jericó.  Sin duda tuvieron que aguantar burlas e insultos.

Sin embargo, la fe que tenían en que Dios iba a cumplir lo prometido, les hizo perseverar en obediencia. La fe bíblica no es un deseo o una emoción positiva, sino lo que dice Hebreos 11:1. La fe necesita tener un objeto concreto; es la confianza absoluta en que Dios va a cumplir lo que dijo.

Otro ejemplo es Naamán, el militar que padecía de lepra (2 Reyes 5) Después de consultar al profeta Eliseo si conocía algún remedio para su mal, Eliseo le dijo que se sumergiera 7 veces en el Jordán.  Naamán se puso furioso con esta respuesta ¿por qué? Porque quería una cura instantánea. (2 Reyes 5:11)

Naamán se parece a muchos de nosotros. Queremos encontrar un camino fácil que nos lleve al éxito. Cuando alguien dice que la victoria no se da fácilmente, lo resentimos y nos enojamos.

Por ejemplo, Josué 1:8 indica que una de las claves para el éxito es meditar en la palabra de  Dios. Pero ¿cómo puede la meditación de pasajes contenidos en un libro milenario hacerme exitoso? Tal vez no estemos muy seguros, al igual que Naamán dudó que sumergirse en un río lodoso iba a sanarlo de lepra; pero Dios le mandó que lo hiciera. De la misma manera, el Señor nos ha prometido que la perseverancia en al meditación de su Palabra nos dará el éxito.

¿Cuál fue el resultado de la persistencia de Naamán en una actividad que parecía inútil? (2Reyes 5:14) Toma en cuenta que la primera zambullida no curó su lepra, ni la segunda, ni la tercera. Seguramente cuando iba por la quinta o sexta estuvo tentado a decir: “esto no funciona”, sin embargo, a la postre, su persistencia dio su fruto.

Examinemos lo que hemos aprendido de esta virtud:

1.     Perseverar en aquellas metas, objetivos y propósitos que sabemos están dentro de la voluntad de Dios.

2.     La persistencia no sólo significa poder eliminar los obstáculos, más bien es continuar persiguiendo nuestros objetivos a pesar de los impedimentos que se nos atraviesan.

3.     Algunas veces, la perseverancia requiere que continuemos haciendo actividades que aparentemente tienen poco valor inmediato (recuerda a Josué y a Naamán.)

La siguiente semana continuaremos con esta actitud y estudiaremos: CUATRO CLAVES PARA DESARROLLAR LA PERSEVERANCIA.

Hasta la próxima!


Acciones

Information

5 responses

5 02 2010
gerardo morales hdez

QUE LAS BENDICIONES DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO SEA EN SU MINISTERIO Y FAMILIA. HNO SILICITO A USTED SI PUDIERA ENVIARME POR ESTE MEDIO EL ESTUDIO COMPLERO DE LA PERSEVERANCIA SE LOS AGRADECERE MUCHO. ATTE. SUYO EN EL AMOR DE JESUCRISTO. PASTOR:- GERARDO MORALES HDEZ

22 07 2011
PAOLANDY

MUY BUENO SU APORTE
ME SIRVIO DE MUCHO Y ME GUSTO!
SIGA ASI!!!!!!!!!!!
DIOSITO LO BENDIGA SIEMPRE!!!

1 04 2013
elizabeth abril

gracias seguire perseverando pues mi sueño ha sido dificil de alcanzar pero debo perseverar y ser obediente

1 04 2013
elizabeth abril

gracias es importante la obediencia y la perseverancia

3 04 2013
elizabeth abril

gracias por contestarme

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: